Novedades en el blog

Por fin, y aprovechando mis (cortas) vacaciones me complace anunciaros las novedades en el blog. Le he cambiado la plantilla por una más moderna (espero que os guste), con varias novedades, la más espectacular ¡una versión especial para el iPad!

Además he actualizado los álbumes de fotos, con las fotos nuevas en un nuevo alojamiento y añadiendo a la lista a nuestra joven y fulgurante estrella ¡Nico!.

Os dejo unas cuantas imágenes para que os hagáis una idea de las novedades, si las queréis ver todas, no tenéis más que seguir el menú superior.


Por cierto, no os olvideis de comentar qué os parece la nueva imagen del blog…

¡Horror!: Zooomr apocalipsis

Llevo varios días actualizando el blog (habrá más noticias al respecto), y la cosa se está complicando más de lo previsto por algo que no me esperaba: La caída, o más bien debería decir, lenta descomposición de Zooomr, el servicio de alojamiento de fotos donde se guardaban todas las fotos del blog.

El primer síntoma fue que al subir las fotos nuevas (alrededor de 100, llevaba más de un año sin subir ninguna) al llegar a la mitad se quedó el tema frito. No iba a través de la API (utilizo digiKam para gestionar mis fotos, y se subían a Zooomr mediante el correspondiente complemento Kipi). Probé desde la propia página, y el cargador en Flash tampoco iba. El cargador html iba, pero a trompicones y subiendo las fotos una a una… mal asunto.

Entonces empecé a googlear un poco… y vino lo peor. Aparentemente nadie puede acceder a sus fotos de antes de determinada fecha del 2009. Lo comprobé en las mías y por supuesto tampoco van. Parece ser que el principal responsable del mantenimiento se fue de la empresa, y desde entonces en el correo de “support” no contesta nadie. En el fondo no me extraña, era demasiado bonito para ser cierto: Un gestor de fotos con almacenamiento y ancho de banda ilimitado gratis, prácticamente sin publicidad.

El tema es que las fotos más antiguas se han perdido. Tal vez algún día me plantee subirlas de nuevo en otro lado, pero desde luego no todas porque no tengo ni el tiempo ni la paciencia necesarios. El resto todavía están, pero igual algún día desaparecen también. Las nuevas fotos las iré subiendo a la mejor alternativa que he encontrado, 23 Photo Sharing. Tiene buena pinta, y deja subir 30 fotos al mes, 300 las dos primeras semanas después de registrarte. No pone nada de espacio total. Agradeceré todas las críticas y comentarios al respecto, y también posibles sugerencias de alternativas.

¿Alguien va a parar esta locura?

Llevo más de seis meses sin publicar nada en el blog (no por falta de temas, sino por falta de tiempo), pero hoy necesitaba un desahogo… ¿por qué tenemos que pagar los ciudadanos las cagadas de los banqueros? ¿Porque de lo que trincan reservan un porcentaje para los políticos? Porque no se me ocurre otra razón lógica… yo no se de economía, pero ahí van un par de enlaces de gente que sí sabe, explicando un poco el tema:

Irlanda: Paremos este horror de rescates bancarios indiscriminados (vía Escolar.net)

¿Qué se debería hacer con un banco en dificultades? (con ejemplos exitosos en la España reciente)

Lucas

Hace hoy justo una semana que nació Lucas, mi nuevo sobrino, y primer hijo de mis cuñados Javi y Ana. Hasta hoy no había tenido tiempo de colgar unas fotos para que todos pudieseis ver lo guapo que es, pero por fin eso ya se ha solucionado.

Tenéis todas las fotos en el nuevo álbum web de Lucas.

Lucas

Bonus:

Aprovechando también he subido unas cuantas fotos más de Pablo, Lucía y Sabela.

Pablo y Lucía con la palma.JPG

El consenso científico

Escribo esta entrada a raíz del debate suscitado en este post. Me quiero desahogar de que cada vez que se habla del famoso cambio climático salga a relucir el “consenso científico”, cuando no existe, es imposible que exista tal cosa. Porque la ciencia no es una democracia.

El método científico no consiste en enunciar teorías por votación, ni en llegar a acuerdos, sino en establecer hipótesis de las cuales se puedan extraer predicciones. Después podremos juzgar la validez de la hipótesis en función de como esas predicciones se ajusten a la realidad. El consenso no tiene nada que ver en todo el proceso. De hecho basta una única refutación demostrada para que una teoría deje de ser válida.

El citar el supuesto “consenso científico” para apoyar una posición en un debate no es más que un caso particular de la famosa falacia conocida como argumento de autoridad en la que en lugar de argumentar tu posición te limitas a pontificar que “los sabios” ya se han pronunciado.

De hecho, en la historia contamos con numerosos ejemplos de teorías que han gozado de gran prestigio y han resultado ser falsas, como el flogisto o la generación espontánea, y de teorías que han encontrado el rechazo de gran parte de la comunidad científica de su momento, como la evolución por selección natural de Darwin, que hoy en día están altamente verificadas y aceptadas. O es famoso el rechazo de Albert Einstein de algunos postulados de la mecánica cuántica (“¡Dios no juega a los dados!”), que a día de hoy han sido corroborados de manera muy contundente.